La periodoncia se encarga de cuidar nuestras encías. Al no eliminar el sarro, este se acaba acumulando en las encías lo que hace que se inflamen por la infección que esto conlleva.

Existen diferentes niveles, desde una gingivitis, cuando la infección está comenzando y una periodontitis, en este caso la pieza puede llegar a moverse y la encía a retraerse. No es bueno llegar a estos extremos.

  • Gingivitis

    La gingivitis es provocada por la acumulación de sarro en las encías. Provoca inflamación y sangrado.

  • Periodontitis

    La periodontitis aparece cuando la gingivitis no es tratada y evoluciona. En este caso la encía puede llegar a retraerse.

Llámanos 922 81 50 86

¿En qué podemos ayudarte?

Nos pondremos en contacto con usted cuanto antes.